Nuevo golpe del gobierno de Ayuso a la, ya de por sí maltratada, sanidad pública madrileña: el pasado día se dio a conocer el protocolo de la comunidad a fin de permitir que los centros médicos operen sin doctores de familia durante el verano.