Érase una vez que se era, en un reino muy lejano y en castillo mediano donde una princesa vivía y en nada sobresalía, la llamaban Sirpresa.. Sirpresa no era ni fea ni bella, ni alta ni baja, ni gorda...