La celebración del 20º cumpleaños de Aiko, hija única del emperador Naruhito, distará de las de otras mujeres de la casa real japonesa: no habrá gran banquete y heredará la diadema de su tía Sayako, en lugar de recibir una tallada exclusivamente para ella