España estaba preparada para la teta fuera al estilo Delacroix, el gallego y las pandereteiras; el jurado, no. La sociedad española está preparada porque siempre tiene caldo en la nevera y para eso "non hai fronteiras"; sus élites no