Boris Johnson avisa de que habrá una entrada masiva de tropas rusas desde el norte del país y desde Bielorrusia, con el objetivo de "rodear Kiev".