La ocupación de camas UCI no crece a la misma velocidad que la incidencia al haber más protegidos contra infecciones graves