La noche, cuando las palabras se desvanecen y las cosas cobran vida