La nipona Kyoto Fusioneering ya tiene 18.000 millones para construir la primera planta de fusión nuclear de Japón