Lanzadas hace 45 años están tan lejos que cada mensaje tarda unas 20 horas en alcanzar la Tierra