Fred Wilder es un joven abogado de treinta años, un gran amante y coleccionista de antigüedades.  Una rica mañana del 13 de julio de 1989 deambula por las calles más céntricas de la ciudad de Londres...