Alisa, de 35 años, huyó desde Kiev con su familia y sus perros dejando atrás a su marido y toda su vida