La compañía canadiense Scanbo acaba de presentar su dispositivo capaz de medir el nivel de glucosa en sangre empleando un electrocardiograma e inteligencia artificial