La luna es una presencia en lo alto del cielo alimentando el exquisito paladar emocional del alma