El Tribunal Superior de Londres concluye así que puede seguir adelante la demanda que presentó Corinna Larsen