La Iniciativa Europea de Procesadores (EPI) ha finalizado la primera fase en el desarrollo de sus propios procesadores personalizados.