La huelga feminista obliga a algunos empresarios a acosarse sexualmente entre ellos