La historia de una persona que no podía dormir bien y como lo soluciono.

Original
This publication's author has indicated that the content is his/her own.
Your avatar
by
Gasferrlop
Your avatar
by
Gasferrlop

¿Problemas para dormir? 

Dime cómo duermes y te diré quién eres.

El sueño es fundamental para la vida, igual que lo es respirar, igual que lo es comer, igual que lo es beber agua.

Dormir es una función fisiológica esencial, porque durante la noche pasan muchas cosas.

El cuerpo no se apaga, no le damos a un interruptor, "Apago el cuerpo, o apago el cerebro".

Tiene lugar un montón de procesos fisiológicos, que nos ayudan a equilibrar y a mantener un buen estado de salud.

Por ejemplo, durante el sueño es cuando se produce todo un proceso de limpieza de nuestro cerebro; es cuando consolidamos la memoria y el aprendizaje y es cuando se equilibra nuestro sistema nervioso, por ejemplo, para tener una buena salud emocional.

Por la noche también se equilibra nuestro sistema hormonal.

¡Fíjate si será importante! Prácticamente somos hormonas que constantemente van y vienen por el cuerpo llevando información.

También por las noches se fortalece nuestra respuesta inmune. Es esencial tener un sistema inmune fuerte para luchar contra todas las agresiones externas.

A la noche es cuando crecemos, cuando se regeneran los tejidos, porque es el momento en el que segregamos mayor cantidad de hormona de crecimiento.

Imagínate, por ejemplo, para un niño, para un adolescente que está en pleno desarrollo.

Por eso es tan importante que aprendamos, no a dormir porque todos sabemos dormir, es algo innato, pero sí a descansar, y aprender lo importante del sueño.

Un día conocí a una persona que tenía que hacer tantas cosas, que decidió que no necesitaba dormir, que podría restarle horas al sueño y así hacer todo lo que quería hacer.

Su historia es la típica, mucho trabajo, cursos, email, familia, reuniones sociales, actividades de todo tipo, etc. 

Y eso se convirtió en problemas serios para su salud.

Con un simple plan que creamos juntos pudo retomar el control de su bienestar.

El primer concepto es la decisión y de la disciplina.

Obviamente, sin esto olvídate de conseguir cualquier objetivo a largo plazo.

¿Por qué decisión? Porque tomar una decisión es priorizar y, en este caso, el sueño tiene que ser una prioridad en nuestra agenda.

No podemos construir la agenda con todo lo que queremos hacer y luego ya, si me queda tiempo, duermo. 

No, el sueño debería ser una prioridad en nuestra agenda y, por supuesto, esa prioridad necesita una disciplina para que se convierta en un hábito.

Somos nuestros hábitos.

Las cosas que hacemos una vez, de vez en cuando, no se convierten en un hábito.

Por eso, un exceso que hagamos, poco saludable, de vez en cuando no nos va a matar.

Los hábitos saludables para nosotros, buenos para la salud, tenemos que trabajarlos y trabajarlos con disciplina.

Todos sabemos que te apuntas al gimnasio y a las dos semanas se te ha pasado la motivación.Luego hay que tener disciplina para mantener ese hábito. Pues lo mismo pasa con el sueño.

La dieta y el deporte.

Son tres pilares del cuidado físico: "dieta, deporte, dormir". Son fundamentales.

La alimentación y el deporte son fuentes de energía para nuestro organismo. Son sincronizadores externos de nuestro sueño y es importante saber cuándo comer, qué comer y cuándo hacer actividad física y qué tipo de actividad.

Lo siguiente es todo lo relativo a la higiene del sueño. La cama no puede ser la mesa de la oficina, no puede ser la mesa de comedor.

La cama es para dormir, y tengo que cuidar mi dormitorio como si fuera un templo, el templo del descanso.

Debemos asegurarnos que es oscuro, lo más posible, si puede ser oscuridad total, mejor. Que esté tranquilo, que no haya ruido y que tenga una temperatura adecuada, porque necesitamos una temperatura fresca para quedarnos dormidos.

La actitud ante la vida.

Recuerda que la forma que tenemos de afrontar el día a día es crucial para la calidad del descanso por las noches.

No llegamos a la cama, apagamos un interruptor y a dormir.

No. Todo lo que hacemos durante el día nos prepara para la noche.

Por eso es importante tener momentos de desconexión durante el día.

Tanto desconexión digital, por supuesto, como desconexión del trabajo y conexión con nosotros y con las personas que nos rodean.

Es importante que desaceleremos.

Esa obsesión, casi idolatría, de la prisa en la que vivimos.

Eso no es bueno.

La lentitud pareciera ser una característica negativa, hoy día es tomada como un rasgo de incompetencia, cuando en realidad no es así.

Debemos retomar, con sentido común por supuesto, la idea de hacer cada cosa a su ritmo y no pretender acelerarlo todo y que todo sea cada vez más rápido y vertiginoso.

Y lo último es lo que más se nos olvida: Disfrutar.

Disfrutar de todo lo que hacemos, disfrutar de la vida, de pequeños momentos, y disfrutar del sueño y del descanso, que es un gran placer.

Espero te haya gustado este post. Intenta aplicar algo de todo esto para mejorar tu calidad de vida y ser más feliz.

Activate your creator plan and start monetizing like this post
Donate
Cheer up, leave your comment