Hay una leyenda muy antigua sobre una condesa que perdió la razón y se convirtió en una mujer perversa, un ser vil sin escrúpulos. Dormía durante el día y por la noche se dedicaba a visitar las casas...