Según cuenta una leyenda japonesa, en la primavera de 1846 (período Edo), una amabie se apareció ante el responsable de la ciudad y le anunció una profecía:¨La buena cosecha, continuará durante 6 años...