"Es una vergüenza para los Borbones" ha declarado el emérito