Mundo caótico, cientos de millones de miradas clavándose en tu rostro. Palabras vibrantes en tu oído, susurros e incluso gritos. Alboroto social que acaba convirtiéndose en un Holocausto en tu cabeza...