Los procesos sancionadores ya no se tendrán en cuenta para determinar la mala o buena conducta, fundamental en la concesión de permisos de salida.