Lo que creíamos hasta ahora no es cierto. La escasez de chips tiene otros motivos y curiosamente no están tan a la vista. ¿Cuáles son?