España es el segundo país más preocupado por el fraude online y pese a ello consideran las criptomonedas como el método de pago más seguro.