La ardorosa mañana que llovió torrencialmente durante cinco minutos volví a  encontrar a la misma chica veinte años después. Estaba exactamente en el mismo paso de cebra donde se cruzan los caminos...