La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico fue la precursora de la inclusión de la especie en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial