Después que el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, calificase de ‘tontos’ a los diez millones de consumidores que están acogidos a la tarifa regulada de la luz, la empresa energética ha decidido ir más allá y empezar a dirigirse a sus clientes como ‘gilipollas’.