Elegí llamarme Lavernne en internet, cuando tenía 14 años, ahora tengo 34. Me ha apetecido retomarlo. Lavernne, era la diosa de las vírgenes suicidas, yo y mi adolescencia. Ahora sólo me parece bonito...