Hidromiel, música y amigos ¿Qué más quieres?