Hay amaneceres, y amaneceres...