Bajo la densa nube de polvo cósmico del centro de la galaxia Messier 77 se escondía un agujero negro.