A 900 metros bajo el hielo antártico, un equipo de investigadores ha hecho un hallazgo sorprendente.