Los científicos han medido el impactante porcentaje de comida rápida que contiene químicos dañinos relacionados con el asma o la infertilidad.