Se trata de un hombre y de una mujer, ambos maniatados con grilletes y amordazados con cinta americana, muertos hace unos tres años