Uno fue el científico más chiflado y maravilloso que haya existido y el otro un capullo integral: ¿adivinas cuál es cuál?