Hagamosle caso a las enseñanzas de nuestro amigo Rafiki