Los cambios en derechos de autor traen de vuelta la mítica herramienta