Una miniproteína creada por investigadores del hospital Vall d'Hebron es capaz de inhibir los genes de la familia MYC que agravan el tumor.