El ministro de Sanidad afirma que ponen "fin a una desigualdad que ya no era justificable".