Ya no es solo Australia, el país que este fin de semana dio un golpe de efecto mundial al deportar a Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, por no estar vacunado contra el covid. Francia se convirtió este lunes en el abanderado de Europa al cerrar