La medida contempla sanciones de hasta tres años de prisión y multas de 45.000 euros