A mitad de abril las glicinas florecen cayendo como si de racimos de uva se tratasen. En distintos lugares de Japón hacen festivales en honor a este efecto de la naturaleza. En Tokio, el Santuario Kam...