La guerra fratricida entre el presidente y su vice abre una crisis política que amenaza la gobernabilidad del país sudamericano y dilapida las opciones electorales de la coalición peronista