Las malas lenguas hablaban pestes del gato, decían que de noche se llevaba a los niños extraviados, que si te descuidabas a altas horas de la noche te acecharia hasta sacarte las entrañas, según ellos...