Tal vez la intensidad de sus ojos no hacía presagiar nada bueno. Era un gato extraño, inquietante, se movía poco, casi estático, pero cuando lo hacía no había manera de adivinar sus movimientos, era e...