La espada de mi enemigo rozó mi protegido rostro, acto reflejo contraataqué hundiendo la hoja de mi afilada arma contra su desnudo pecho.. El horror de los gritos de una desesperación creciente emergí...