El buey respondió con una sardonica sonrisa y un viro de cariz despreciativo. Acto seguido, sumió su hocico en el agua; bebió, olvidándose del metódico cocodrilo quien su acción sigilosa había emprend...