Excelente reflexión, hay que saber luchar y no rendirse jamás