Laurent Simons, es un niño prodigio belga de 11 años que obtuvo la licenciatura en Física y apuesta a buscar la clave de la inmortalidad.