Este cuervo nunca falta a su cita para tomar café con la persona que lo rescató